nos enfrascamos en una deliciosa charla, todo lo dijimos en pocas palabras..

sábado, 26 de junio de 2010

Juegos de guerra

Cierro mis ojos  y recuerdo aquella época de carnavales cuando era niño. Nos juntábamos a la hora de la siesta bajo el intenso sol del verano todos los amigos y formábamos dos ejércitos,  enfrascándonos en unas guerras de bombítas, globos pequeñitos que se llenaban con agua y nos servían de granadas, que al explotar en el cuerpo del rival lo empapaba de la cabeza a los pies. Era nuestro juego favorito, parece como si los viera, armando estrategias, defensas y ataques.
Ahora estoy agazapado detrás de un pequeño muro esperando pacientemente que aparezca algún combatiente del ejército rival para descargar mi artillería de agua.


De repente un ruido metálico me distrae por un segundo y un estruendo aturde mis sentidos, una granada explota a mi lado. Siento como la sangre brota de mi cuerpo a borbotones.
Lloro.


Safe Creative #1007026717034



14 comentarios:

  1. Un saludo TR y gracias por poner el enlace.
    Es triste el despertar de el personaje de tu cuento. Es la vida...y la muerte.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. De jueguitos de niño, nada. Y encima muchos creerán que cuando lanzan una granada, están arrojando un globo de agua, o se lo pasan pipa como los soldados americanos que asesinaron a los fotógrafos de Reuters. No puedo creer que aquello fue verdad,

    Saludos,

    ResponderEliminar
  3. Hola Torcuato, hay que darle difusión, ya vere la forma de hacer mas bombo.
    Es la guerra, invención triste de los seres " racionales ".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Una triste realidad Jesus, de los que se llenan la boca hablando de los derechos humanos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Mientras busquemos la paz, por medio de los guerras, mal vamos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Ufff...tremendo tu relato de hoy. Muy bueno. ;)

    Un beso.
    Arwen

    ResponderEliminar
  7. Aunque sea un juego, me resulta desagradable, por que quien sabe si los juegos se vuelven reales, como nuestro protagonista. Un final estremecedor
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Gracias Ambar por pasar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Si Cele todos los juegos de guerra son impredecibles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. La guerra, cruda y dura. Con la cantimplora vacía.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante el salto argumental. La prosa me parece más cuidada cada vez. Mi enhorabuena,
    PABLO GONZ

    ResponderEliminar
  12. Hola Adivin, despiadada guerra que no sabe de sueños.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Pablo, me honra tu comentario, es importante para un aficionado a la escritura.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Dejar tu comentario me ayuda a seguir escribiendo