nos enfrascamos en una deliciosa charla, todo lo dijimos en pocas palabras..

jueves, 3 de junio de 2010

Aquel parque



Todo comenzó en aquél parque, comenzaba ya el otoño, recuerdo que hacia frio. Tal vez el querer volver los años atras, recuperar los años felices,  me hayan llevado a cometer aquella locura.
Entre la neblina nocturna la ví ,  mis ojos se abrieron desmesuradamente, no lo podia creer, aquella hermosura estaba ahí para mi solo. Comencé a correr hacia ella desesperadamente, al llegar a su lado la abracé. En mi torpe ansiedad le quite a pedazos esa oscura y gruesa ropa que la cubria y ahi la tuve toda para mi solo, para el extasis de mis ojos. Me mostro su belleza, sin pudores, sin mezquindad, se entregó mansamente a lo inevitable.
En un relámpago de mil colores, comenzé a girar sobre ella, reia como un chiquillo, cuanto habia deseado aquello, cuanto.

Hoy espero mi sentencia, dice mi abogado que con una  multa y trabajo comunitario por seis meses, saldré del lio en el que me he metido, el dueño del carrusel de aquel parque, retiraria parte de los cargos por asalto a la propiedad privada.






Tinta Roja

12 comentarios:

  1. Buenísimo TR. Me ha encantado.

    Muchos besos y muyyyy buen fin de semana!! ;D

    Arwen

    ResponderEliminar
  2. Excepcional, TR. Bueno, bueno¡ Felicitaciones. Feliz fin de semana y un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Y es que las ilusiones infantiles jamás nos dejan tranquilos. Somos como niños, pero a lo grande.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por pasar Arwen.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Gracias ANRAFERA, buen fin de semana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. El niño siempre esta dentro nuestro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Hola Jesus eso sera algo que nunca podran hacer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. En el fonde tenía al alma de un niño y no pudo resistirse... Muy bueno.

    Un abrazo sagitaire

    ResponderEliminar
  9. Hola Canoso, es el eterno niño que llevamos dentro, que no deja de hacer travesuras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Un maravilloso e irremediable deseo que tenemos el querer volver a la niñez!!
    Encantador relato...

    Besos desde el abismo

    ResponderEliminar
  11. Gracias por pasar abismo, ese niño nunca debe de dejar de hacer travesuras.
    Un beso

    ResponderEliminar

Dejar tu comentario me ayuda a seguir escribiendo